María Sonia Cristoff
(Patagonia, 1965)

Es autora de los libros de no-ficción «Falsa calma» (2005) y «Desubicados» (2006); y las novelas «Bajo influencia» (2010) e «Inclúyanme afuera» (2014). Publicó tres antologías cuyos ejes centrales se vinculan con su propia narrativa: «Acento extranjero», «Idea crónica» y «Pasaje a Oriente». Escribe para prensa argentina e internacional, y da clases de escritura en la Universidad Nacional de las Artes y en la Maestría de Escritura Creativa de la Universidad Tres de Febrero. Sus textos han sido traducidos a siete idiomas.

LIBROS PUBLICADOS CON NOSOTROS

Mal de época (Pesopluma, 2019) es una novela-collage sobre la fragilidad de la cordura y la libertad en un mundo cada vez más regulado. En sus páginas se entrelazan dos voces: la de un exsoldado que ha sobrevivido una guerra —o eso cree— y la de una autora obsesionada con una enfermedad mental que consiste en fugar compulsivamente hacia no importa dónde.

UN VIAJE AL UNIVERSO DE MARÍA SONIA CRISTOFF

El primer libro que me marcó fue:

Mancha y Gato, de A.F. Tschiffely.

Mi top 3 de libros este año:

Esferas de la insurrección, de Suely Rolnik; El sistema del tacto, de Alejandra Costamagna; y Leyden LTD, de Luis Sagasti.

El libro que no terminé nunca.

La Biblia.

El que cambió mi forma de entender la literatura.

A contrapelo, de J.K. Huysmans.

● El libro que más me decepcionó  –y el que más me sorprendió–:

De mis decepciones prefiero no hablar, son infinitas. Mejor hablar de la sorpresa, y de la buena sorpresa, y ahí de El método documental, un libro que reúne los ensayos y crónicas de Ana Cristina Cesar en el que se ve cómo una poeta extraordinaria puede también escribir unos ensayos hiper lúcidos, y no solo eso: escribirlos todos en sus veinte años.

● Tres escritoras y un escritor:

Sara Gallardo. Rebecca Solnit. Esther Kinsky. Cesar Aira.

● El libro que me hubiera gustado escribir:

Roland Barthes por Roland Barthes; Diario de duelo, esos libros de la serie narrativa barthesiana en los que su escritura se acerca casi al cuaderno de notas.

● Mi pasión culpable literaria:

Leer es una de las pocas cosas que hago sin culpa.

● Mi mayor deuda literaria, ese que no leí y creo que debería:

Divina comedia, de Dante Alighieri.

● Lo que estoy leyendo:

Mudanza, un híbrido interesantísimo de Verónica Gerber Bicecci acerca de cinco escritores que van derivando desde la literatura hacia las artes visuales.

● La joya de mi biblioteca es:

La carta de una vinería en la que por primera vez vi que, dado vuelta, el nombre Sonia escrito en mayúsculas es prácticamente un anagrama de Vinos.

● Mi rutina para escribir consiste en:

Levantarme lo más temprano posible, hablar con los próximos lo mínimo indispensable y no contestar ningún tipo de mensaje antes de sentarme a escribir. Me gusta ese pasaje casi directo entre el sueño y la escritura.