Pesopluma | Prensa
pesopluma. peso pluma, literatura peruana, ribeyro, julio ramon ribeyro, tilsa otta, antimateria, crisálida, iceberg, bitácora de artista, editorial independiente, luis hernández, roger santivañez, amadeo gonzales, carlos vela, paloma reaño, teo pinzás, edición corportiva, marina perezagua, shane greene, ensayo, pank y revolución, el estanque moteado, cuaderno, facsimilar
97
archive,category,category-prensa,category-97,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.7.1,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Las islas aladas – Reseña en Buensalvaje

PORTADA LAS ISLAS ALADAS2

 

Para los lectores de poesía que surgieron tras su trágica muerte, leer a Luis Hernández consistía en buscar, en los 80, la edición de Vox horrísona hecha por Ernesto Mora o la que hizo Mirko Lauer. O conseguir los artículos que salían en La República de la pluma de Edgar O’Hara y Eduardo Chirinos. Además, era inhallable la mítica publicación que hiciera Nicolás Yerovi, aunque desde los 90 aparecieron algunas publicaciones póstumas como Poemas del ropero y, posteriormente, una interesante biografía titulada La armonía de H.
LEER MÁS

0
0

Crónica de San Gabriel – Reseña en Buensalvaje

Cronica_(Fangacio)

Celebrada por autores y críticos de la talla de Vargas Llosa y Luis Loayza, la obra narrativa de Ribeyro se caracteriza por presentar, con diferentes rostros, la desolación y la frustración propias de la vida en las ciudades modernas (siendo Lima la gran protagonista de sus historias) y el consecuente fracaso al cual está abandonado el individuo, sumido desde siempre en un pesimismo cósmico. Si bien el relato corto es el vehículo más apropiado para su vuelo literario y donde descolla con verdadera maestría, las novelas que publicó resultan desconcertantes pero no menos importantes para entender la evolución de un narrador que siempre se consideró a sí mismo «un velocista».
LEER MÁS

0
0

Symbol – Reseña en Buensalvaje

Symbol-(Fangacio)

 

Con la publicación de Symbol a inicios de los años noventa, Roger Santivañez puso fin a una etapa de su escritura (aquella inscrita en la movida conversacionalista eminentemente setentera) y dio luz a una más experimental, que juega a re-armar el lenguaje y se acerca notoriamente a lo que hacían, en ese momento, los llamados «poetas neobarrosos» en Latinoamérica. Y es este quiebre –que ya no es solamente un quiebre dentro de su obra personal, sino parte de la tradición poética peruana–, lo que hace de vital importancia la lectura del «cuaderno músico» de Santiváñez para entender lo que ha venido pasando en la poesía peruana durante las últimas décadas.
LEER MÁS

0
0